Imagen Digitalizada por:

Bravo Laura, Lopez Angel, Olano Joel

 

Maracaibo. En la ciega estuvo una de las estructuras deportivas más famosas.

El 18 de noviembre de 1942 el estadio fue escenario de la coronación canónica de la chinita. Allí se jugó uno de los encuentros más célebres entre gavilanes y pastora en junio de 1938. Los lácteos ganaron en un episodio de 20 innings con marcador de uno a cero. Centauros y pan American también jugaron allí.

Es domingo y el brillo del sol se refleja en el rosto de Carmen von jess lossada la bella madrina del equipo de gavilanes. Los aplausos que se desprende después de una buena jugada estremecen las tribunas de madera del recién inaugurado estadio del lago.

Hay un ambiente de alegría, pues Maracaibo tiene un nuevo espacio para el deporte y la recreación. Antes de iniciar el partido entre gavilanes y pastora, el primer lanzamiento la corresponde al general vicencio Pérez soto, presidente del estadio Zulia.

Los fanáticos de lado apuesto de las tribunas para dejar claro que hay dos bandos buscando la ansiada victoria.

Junto con el mandatario están Juan María leonardi villasmil, secretario general del gobierno el coronel Gustavo Gómez y Fernando chumaceiro, quien integra la comisión de beisbol.

Al júbilo propio de la inauguración se suma el producido por el espectáculo que ofrecen años eternos rivales del beisbol regional. Es 2 de abril de 1933 y comienza a escribirse otra página en la historia local.

Los gavilanes se alzan con el triunfo con un marcador de seis carreras por cinco y el calor que embadurna de sudor las finas facciones de Carmen von jess lossada es recompensado con el orgullo de lucir la banda del equipo ganador.

Muchas fueron las emociones que vivió Nerio “camarita” flores en cada uno de los juegos que presencio en el estadio del lago. Era apena un niño y pasaba “mas sol que una teja, porque compraba la entrada popular que costaba un bolívar y en esa parte no había techo”.

Fuente : Viejo Zulia II 2 da edición. Panorama.

ISBN 978-980-7000-06-2