Imagen digitalizada por : Bravo Laura, Lopez Angel, Olano JoelImagen Digitalizada por:

Bravo Laura, Lopez Angel, Olano Joel

La inauguración del escenario olímpico fue uno de los episodios deportivos, más resaltantes de los años cuarenta. El presidente del Zulia, Felipe Hernández, encabezó el apto. Fue llamado luego Alejandro Borges.

El 8 de diciembre de 1945. El recién inaugurado Estadio Olímpico estaba que revienta. Desde las graderías, se escucha a una entusiasta fanaticada que estrena instalaciones deportivas mientras se deleita con un juego entre los eternos rivales del beisbol, Gavilanas y Pastoras.

El brazo del presidente del Zulia, Felipe Hernández, suelta la primera bola y así, queda inaugurada formalmente la estructura. Un strike fue el resultado del lanzamiento, que le recordó a la autoridad regional sus tiempo como pitcher de la novena los Bolcheviques.

 

Antes, el revistero Roberto Acedo, canónico del cabildo de la diócesis, elevó oraciones para bendecir al templo deportivo. Luego, Pedro Elías Belisario Aponte, presidente de la asociación Atlética del Zulia, pronunció las palabras para abrir la ceremonia.

“diez mil espectadores presenciaron ayer inauguración”, se lee en el titular PANORAMA del 9 de diciembre de 1945. La multitud quería ser testigo de evento deportivo más importante del año.

Fuente : Viejo Zulia II 2 da edición. Panorama.

ISBN 978-980-7000-06-2